El enigma de la alusión a Bernardo en el primer acto de La Celestina

Maja Šabec

Resumen


En la famosa diatriba contra las mujeres, con la que Sempronio pretende conseguir que Calisto rehúya a Melibea, el criado refuerza sus argumentos con la mención de cuatro autoridades. Mientras que los tres primeros (Salomón, Séneca, Aristóteles) no presentan ninguna duda en cuanto a su autenticidad y su papel en la tradición misógina, la identidad del cuarto, Bernardo, todavía no ha sido determinada con toda certeza. Los estudiosos alegan al menos tres posibilidades. Algunos sostienen que se trata de San Bernardo (s. XII): sería su supuesta duda sobre la virginidad de María la que hubiera aprovechado el Rojas-converso para burlarse del dogma cristiano. Michael Gerli refuta esta tesis y orienta la atención al pasaje del Corbacho que le hubiera servido de base a Rojas en el primer acto, y en el que, al lado de Salomón, Aristóteles y Virgilio, aparece otra víctima más de las mujeres, un cortesano aragonés del siglo XV, Mosén Bernard de Cabrera. A estas dos hipótesis hemos añadido una tercera que aún no ha sido explorada: considerando las numerosas conexiones implícitas entre La Celestina y el Lilio de medicina de Bernardo Gordonio (ss. XIII-XIV), hemos planteado que detrás del nombre Bernardo podría esconderse precisamente el famoso médico de Montpellier.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback